"Enseñar a cuidar el medio ambiente es enseñar a valorar la vida"


El confinamiento y distanciamiento social, como medidas de prevención ante la pandemia por COVID-19, han tenido efectos beneficiosos en el medio ambiente y han demostrado que sí es posible vivir en un mundo con aire más limpio, así como trabajar y transportarnos de manera más saludable.

La salud humana depende de una gran variedad de factores, entre los cuales el ambiente es muy importante. De acuerdo con algunas estimaciones, los factores ambientales son responsables de entre el 25 y 33% de la carga global de la enfermedad, afectando primordialmente a la población menor de cinco años.1 Antes de la pandemia, los riesgos ambientales para la salud ocasionaban alrededor de 12.6 millones de muertes al año.2

“Debemos unir fuerzas para superar las crisis de cambio climático y la pandemia de COVID-19, como parte de una transición hacia un futuro sostenible e inclusivo”, dijo el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, en su mensaje de año nuevo para el 2021.3

En este contexto, el 26 de enero se celebra el Día Mundial de la Educación Ambiental, que tiene como principal objetivo identificar la problemática ambiental tanto a nivel global como a nivel local y crear conciencia en las personas y en los gobiernos en cuanto a la necesidad de participar para conservar y proteger el medio ambiente.

La educación ambiental puede lograr que los estudiantes y la sociedad vean los problemas ambientales en su vida cotidiana, motivándolos a buscar soluciones y promoviendo, de este modo, una actitud crítica, responsable y participativa.4

Por su parte, el INSP, a través de la Dirección de Salud Ambiental (DSA), no sólo ha generado evidencia para un mejor entendimiento de los problemas y efectos del medio ambiente en la salud y mostrado especial interés en desarrollar proyectos que beneficien a grupos poblacionales vulnerables,1,5 sino que ha sido partícipe en la formación de profesionales de la salud capaces de diseñar, ejecutar y evaluar acciones y programas de prevención, atención y capacitación relacionados con factores ambientales, que contribuyan al mejoramiento y mantenimiento de la salud, a la toma de decisiones y al diseño y establecimiento de políticas relacionadas con salud y ambiente a través de los programas de maestría y doctorado en salud ambiental.6,7

Además, la DSA ha mantenido una vinculación entre centros al interior del INSP y se han coordinado esfuerzos para contar con una institución ambientalmente responsable a través de la implementación del programa de gestión ambiental (Eco-INSP)5,8.5,8

Si deseas ser parte del cambio por un planeta más limpio y saludable, te invitamos a leer las recomendaciones emitidas por la Organización de las Naciones Unidas aquí. También, puedes tomar el curso virtual “Conceptos básicos de Salud Ambiental”, disponible en la plataforma CLIMA del INSP, o participar en la convocatoria de la ESPM para los posgrados en Salud Ambiental.





Fuentes




Última actualización:
lunes 25 enero 2021 17:14:31 por Webmaster INSP